EScomunicación

Textos y reflexiones sobre periodismo, tecnología y la relación entre ambos

Archive for the ‘herramientas para periodistas’ tag

Descárgate el libro Herramientas Digitales para Periodistas

Deja tu comentario

Ya está disponible la segunda edición actualizada del libro Herramientas Digitales para Periodistas, escrito por la periodista Sandra Crucianelli con el apoyo del Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Texas. Este libro electrónico, disponible en formato PDF, es un excelente compendio de herramientas para cualquier periodista que deba desenvolverse en un entorno digital, lo que significa que todo periodista que se precie debería echarle al menos un vistazo.

Pistas para sacar el máximo partido de los buscadores y las redes sociales, consejos para iniciarse en el periodismo de datos, y listados de herramientas de audio y vídeo y de otras para poder crear encuestas en línea, enviar mails anónimos o con adjuntos de gran tamaño son solo algunos de los puntos destacados de este libro. Una lectura totalmente recomendada para aquellos periodistas que no sepan manejarse en internet y también para aquellos periodistas experimentados que quieran tener un manual de referencia y consulta rápida siempre a mano.

Puedes consultar en línea el libro a continuación, y también puedes descargarlo desde la página del Centro Knight en este enlace o a través de la biblioteca virtual de Escomunicación.

Herramientas Digitales Para Periodistas – Segunda Edición.pdf by Miguel Ángel Alonso Pulido

 

Si te gustó este post, compártelo.

Por qué los periodistas deben aprender SEO

1 comentario

Livros de Redes Sociais, SEO e Web 2.0

Todo periodista debe respetar las reglas de la ortografía y la gramática, además de intentar incluir en la noticia todos los datos y elementos necesarios para que el lector pueda considerarse informado. Para ello, es bien conocida en la profesión la teoría de la pirámide invertida, en la que hay que empezar ofreciendo un resumen general para ir después entrando a los detalles. Pero en el siglo XXI nos hemos encontrado con un nuevo elemento que hay tener en cuenta para escribir: el SEO (Search Engine Optimization u optimización para motores de búsqueda). Detras de esas tres letras se encuentra una nueva filosofía que para muchos periodistas es una aberración  pero que, pese a quien pese, estamos obligados a entender.

Digo bien, todo periodista que vaya a escribir textos para internet está obligado a entender qué es el SEO y las técnicas básicas para que sus escritos puedan llegar al mayor número de personas, un objetivo que hoy sólo puede conseguirse con el apoyo de los motores de búsqueda, fundamentalmente Google. Negarse a ello es como seguir usando una grabadora de radiocasette frente a una grabadora digital; puedes hacer tu trabajo, sí, pero no serás tan rápido o tan eficiente como podrías ser. Y a quien piense que la rapidez o la eficiencia no son valores que debe cultivar un periodista, le recuerdo que mientras exista una cosa llamada hora de cierre, un periodista no puede permitirse el lujo de ser lento.

Por esas razones, afirmo que todos los periodistas tienen la obligación de saber de SEO. Otra cuestión es si decides usarlo o no. En el caso de EScomunicación, no siempre escribo con el SEO en mente, principalmente porque el crecimiento de visitas del blog es lento pero sostenido y porque soy más partidario de cimentarlo en base a la creación de contenidos que en su optimización de cara a Google. Puedo hacer esto porque EScomunicación no me da de comer, pero si fuese mi fuente de ingresos, tened por seguro que todos y cada uno de los textos estaría pensado, escrito y ejecutado como el SEO manda. Para la inmensa mayoría de periodistas que escriben para medios de comunicación, esto no es así y es su escritura lo que les da de comer, ¿entonces por qué no lo hacen?

Quizás sea porque todavía estamos en los primeros pasos del cambio de paradigma hacia lo digital, y cuesta mucho cambiar costumbres de décadas, aunque la realidad es que todo medio que quiera estar en internet debe conseguir visitas y para ello las técnicas de SEO son un requisito imprescindible. Las visitas pueden llegar por muchas vías, pero los buscadores son el origen de la inmensa mayoría de visitantes que llegarán a tu web. Escribir teniendo en cuanta cómo trabajan esos buscadores sólo puede beneficiarte.

Por eso, me ha gustado mucho el post de Silvia Cobo sobre el evento Analítica y SEO en Medios de comunicación. Creo que no hay ejemplo más claro para quienes piensan que el SEO no es tan vital como lo pintan que el caso de la muerte de Manolo Escobar y El Mundo. Cito: “Mientras las palabras claves que traían visitas eran las que hacían referencia a ‘muere Manolo Escobar’, el periodista de El Mundo decidió como homenaje al cantante titular: ‘España se queda sin Manolo’. Y como decía ayer el apesadumbrado SEO de El Mundo: ‘y quién se quedó sin visitas fui yo…’.No es ninguna tontería escribir tus textos en clave SEO, sobre todo cuando son los que te dan de comer.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

2 de Diciembre de 2013 a las 9:09 pm

Seis motivos para que los periodistas pierdan el miedo a programar

Deja tu comentario

Coding

No es la primera vez que trato en EScomunicación sobre los periodistas y la programación; en mayo pasado ya hablé sobre este tema, que en el mundillo del periodismo hispanoamericano parece que no tiene el mismo alcance que en el periodismo anglosajón, donde cada cierto tiempo resurge el tema, con sus defensores y detractores. Más allá de repetir los argumentos que usé en su momento, me gustaría destacar los seis puntos que ha usado recientemente Paul Bradshaw en Online Journalism Blog para demostrar que aprender a programar, en el sentido de conocer los fundamentos del código, es esencial para los periodistas en la era de internet.

  • Afecta directamente a la información a la que puedes acceder. Si saber cómo usar las funciones avanzadas de búsqueda de Google puede marcar la diferencia a la hora de encontrar información en la red, imagina qué podrías conseguir si añadimos el aprendizaje de otros conceptos como una API o la red profunda.
  • Afecta a cómo puedes filtrar y procesar toda la información que te llega, una habilidad inapreciable ante la sobreabundancia de información en la que vivimos. Hace poco hablé de ello y cómo organizar y gestionar tus fuentes de información, pero si además de saber usar esas herramientas puedes añadir códigos personalizados a tus necesidades, nunca te verás afectado por una sobrecarga informativa.
  • Afecta a tu capacidad de verificar fuentes y documentos. Saber cómo conseguir los metadatos de un documento de Office, un PDF o una imagen puede ser la clave para detectar una falsificación y saber cómo conseguir el Whois o verificar la caché de un sitio web pueda darte información muy valiosa sobre los propietarios de ese sitio.
  • Afecta a cómo puedes proteger tus fuentes. Para todo periodista, proteger la identidad de una fuente es esencial y hay ocasiones en las que solo se habla con esas fuentes mediante correos electrónicos, por lo que saber cómo navegar de forma anónima, cómo usar clientes seguros de mensajería instantánea o los fundamentos de la encriptación de e-mails es un conocimiento cada día más necesario.
  • Afecta a tu habilidad para aprovechar el conocimiento de los usuarios. En el año 2009, el periódico The Guardian pidió ayuda a sus lectores para examinar los 700.000 documentos sobre gastos de los miembros del Parlamento Británico, permitiendo que cualquier ciudadano pudiera examinar esos archivos, anotarlos y comentarlos. No todos los periodistas se verán en esa tesitura y normalmente podrán hacer su trabajo solos, pero nunca hay que olvidar que siempre hay alguien que sabe más que tú; aprovechar su conocimiento solo puede beneficiarte y para ello necesitas saber cómo y qué herramientas debes desarrollar.
  • Finalmente, afecta a cómo puedes conseguir que los usuarios se involucren. ProPublica tiene en su web una base de datos en la que se puede comparar diferentes escuelas e institutos de todo Estados Unidos. Cualquier usuario puede buscar la escuela a la que va su hijo y compararla con el resto de las de la ciudad, o incluso del estado, para comprobar las diferencias entre las mismas: cuál tiene el profesorado más experto, dónde hay más becas de comedor, etc… Una herramienta como esta es un gran ejemplo de servicio público y para ello también hay que saber cómo desarrollarla.

Todas estas razones son más que suficientes para perder el miedo al código. No tienes por qué tener el nivel de un programador, porque como periodista no es tu trabajo; pero sí te ayudará mucho tener las nociones necesarias para saber qué puedes pedir y qué se puede conseguir a partir de la información que obtienes. Además, gracias a ese conocimiento, podrás obtener más y mejores informaciones. En la licenciatura de periodismo, al menos cuando yo la estudié hace unos cuantos años, hay asignaturas como Principios de economía o Introducción a las ciencias jurídicas; ya es el momento de que haya una o más asignaturas dedicadas a conocer fundamentos de programación y todas las herramientas que hay en la red. Parafraseando a Woody Allen, es el sitio donde vamos a pasar el resto de nuestra vida.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

18 de Noviembre de 2013 a las 9:09 pm

Algunas reflexiones sobre Medium

Deja tu comentario

Medium

 

La semana pasada Medium pasó a estar disponible para cualquier usuario. Por si no lo conoces, es una de las plataformas de escritura más ambiciosas que han surgido en los últimos tiempos, creada por uno de los impulsores de Twitter, Evan Williams. Medium pretende nada menos que ser un nuevo lugar en internet donde la gente pueda compartir ideas e historias más allá de 140 caracteres. Su diseño está preparado para pequeñas historias y para grandes manifiestos que cambien el mundo, y puede ser usada por cualquiera, desde profesionales hasta aspirantes a escritores. Es un nuevo medio, simple, bien diseñado, en el que puedes publicar tus escritos y encontrar nuevas audiencias. Podríamos decir que es el paraíso de un escritor. ¿Pero por qué? ¿Qué es lo que hace diferente a Medium?

Para empezar, Medium está pensada para leer. No encontrarás una plataforma en la web que te permita escribir y que lo que escribas aparezca de forma tan bella. Tiene una tipografía muy cuidada y pensada hasta el último detalle para que sea totalmente legible en pantalla, sin descuidar la estética en ningún momento. A la hora de escribir en ella, tienes el interfaz más simple posible, en el que lo que ves mientras escribes es lo que aparecerá en la edición final que pueden ver tus lectores. No hay casillas de formato, no hay espacios para etiquetas o tags, lo que ves es lo que hay; no hay ningún elemento que te distraiga de lo que vienes a hacer en Medium, que es escribir, o leer.

Porque Medium es un proyecto muy ambicioso. Aunque ya esté abierto a cualquier usuario, se diferencia de plataformas como Blogger o WordPress en que intenta ser algo diferente, y puede dar pistas del futuro de los medios online. Es una plataforma similar a una revista, en la que podemos encontrar buenos contenidos de todo tipo y extensión, en la que cualquiera puede escribir y la calidad y visibilidad de los contenidos es decidida por una mezcla de algoritmos y editores. Esa es la mayor diferencia con respecto a otras plataformas: todos pueden usarla (sobre todo ahora que ya está abierta a cualquier usuario), pero se priman los buenos contenidos frente a los malos. Y es que ya asumen que se usará para publicar contenidos que seguramente sean basura.

Evan Williams ya lo ha dicho en una entrevista en TechCrunch: “La gente va a publicar basura en Medium ¿y sabes qué? Hay basura en Twitter; hay basura en los blogs, hay basura en internet. Si intentamos mantener la basura fuera de internet, internet no sería importante. El sistema funciona cuando hay buen material que de otra forma no vería la luz del día y consigue más atención que de la que lograría de otra manera”. Y ahí está la clave del éxito (potencial) de Medium.

Si Medium consigue la popularidad que merece, se verá inundada de contenidos de todo tipo y condición, entre los que podremos encontrar posts duplicados de otros sitios y textos que no aporten nada, pero que se verán estupendamente gracias a la labor de sus diseñadores. Pero Williams no ha creado Medium pensando en esos contenidos, sino en aquellos que atesoran calidad y que pueden aprovechar la plataforma para brillar como no pueden hacerlo en otras. Es un cometido ambicioso, es cierto, pero no estamos hablando de cualquier persona. Evan Williams ha transformado la forma en que creamos y compartimos contenidos dos veces, pues ha creado Blogger y Twitter, dos de los fenómenos más importantes en la red. Como mínimo tenemos que darle una oportunidad.

Llevo ya un tiempo escribiendo en Medium y por eso opino que tiene un gran potencial. He quedado prendado de la estética visual de la plataforma y ha influido en el diseño de EScomunicación, que ahora tiene una tipografía más amigable y con un cuerpo más grande para ser más legible. Creo que Medium puede significar una revolución, aunque solamente afecte a aquellos que tenemos la palabra como herramienta de trabajo, porque una vez que nosotros la asumamos, el resto de la sociedad nos seguirá. Puede incluso llegar a ser un serio competidor de las plataformas tradicionales de blogs como Blogger o WordPress, a las que da mil vueltas en cuanto a diseño, legibilidad y simplicidad. Tiene la ventaja de que todavía es un proyecto en fase de crecimiento, por lo que todavía puede incorporar funcionalidades como permitir el registro de dominios o modificaciones en el estilo. Si hoy tuviera que empezar con EScomunicación, lo haría en Medium, y creo que no hay mayor elogio que pueda dar. Permanezcan atentos a Medium, va a dar mucho que hablar.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

28 de Octubre de 2013 a las 9:09 pm

¡Cuidado periodista! Un robot podría quitarte tu trabajo

Deja tu comentario

Maximilian with Robot Zombie Scarecrow

Los avances de la tecnología ya han hecho posible crear programas que sean capaces de escribir informaciones periodísticas. Con unas cuantas líneas de código podemos crear un bot (aféresis de robot, por lo que usaré ambos términos en este post) que pueda redactar un texto articulado y coherente sobre la evolución de la bolsa o los resultados de un evento deportivo. No es ciencia ficción, es algo que ya existe y que empresas como Narrative Science han desarrollado hasta el punto de que compañías de la talla de Forbes ya han contratado sus servicios. ¿Es ese el futuro del periodismo? ¿Seremos sustituidos por robots?

Pues no. Como bien apuntaba Matt Waite en Poynter, si eres uno de los que se preocupan al leer párrafos como el anterior o predice el fin de la profesión periodística cuando se entera de que el Washington Post se planteó usar robots para poder cubrir los resultados deportivos en los institutos, debes parar y tranquilizarte. Por una sencilla razón, si un robot puede escribir una historia mejor que tú, no es por ti, sino por la historia, porque es una historia insulsa basada en datos y deberías estar gastando tu energía en otras historias que necesiten del toque humano.

Ya hay bots que pueden escribir noticias sencillas, y algunos hasta pueden hacer un texto decente, pero ya está. No hay nada más que añadir, solo que si temes que un bot puede quitarte tu trabajo, debes pensar seriamente si mereces ese trabajo. A pesar del título de este post, ningún robot va a quitar el trabajo a los periodistas, pero sí van a sustituirlos en muchas historias ingratas, pesadas y repetitivas. Pondré un ejemplo personal: en mi trabajo en el Congreso mandamos previsiones diarias con todos los eventos del día siguiente y hay veces que sumando ruedas de prensa, entrevistas, pleno y comisiones nos vamos a más de mil palabras. Seguramente sea mucho texto para lo que es una simple agenda, pero lo que quiero destacar es que es algo que le quita tiempo al redactor encargado de hacerla. Pueden ser quince minutos, media hora o una hora, pero las previsiones hay que hacerlas. Dado que el trabajo creativo de las previsiones es nulo, un bot podría encargarse de ello y estoy seguro de que nadie notaría la diferencia.

Con esto quiero decir que no hay que temer que el periodismo desaparezca por una invasión robótica. Pueden hacer un texto legible en el que analicen la evolución de unos datos, pero en un bot no puedes programar el instinto periodístico o la empatía. No será capaz de poner un rostro humano a la noticia, o de poder decidir un titular, pero sí puede ser muy útil a los periodistas para librarse de aquellas historias que no necesiten ninguna de esas cualidades. Cuando un robot puede escribir una historia mejor que tu, lo mejor es dejarle que lo haga y dedicarse a buscar mejores historias que solo un humano pueda escribir.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

27 de Septiembre de 2013 a las 9:09 am

Un año con Spundge

Deja tu comentario

 

Hoy 23 de septiembre se cumple un año desde que creé el cuaderno de EScomunicación en Spundge, Periodismo para periodistas y, tras todo este tiempo, he de decir que estoy bastante contento con los resultados.

  • Spundge es una herramienta muy visual y, al contrario que otras como paper.li o scoop.it, el diseño es más limpio y legible, y permite consultar todos los elementos del cuaderno sin necesidad de abandonar la página.
  • Con Spundge puedes incorporar cualquier feed de noticias como fuente para tus cuadernos, lo que te permite utilizarlo como un lector secundario y acceder a esos artículos que leíste y quieres conservar. Además, puedes realizar búsquedas directamente desde Spundge en plataformas como Twitter, Facebook, Youtube, Linkedin, Google+, Flickr, Reddit, Vimeo… con la que la facilidad para encontrar contenidos es máxima.
  • Como archivo o repositorio, es una forma excelente de conservar artículos de interés. En este caso he centrado el cuaderno en periodistas hablando de periodismo: videos, tuits, seminarios y, sobre todo entrevistas a grandes periodistas como Jon Sistiaga, David Carr, Gumersindo Lafuente, Juan Antonio Giner, Enric González o Giles Tremlett.
  • Permite tener tus propios seguidores, pudiendo así llegar a mucha gente a la que igual no podrías alcanzar de otra manera. Y en ese sentido, puedo sentirme orgulloso de que Periodismo sobre periodistas haya conseguido 12 seguidores; no es mucho, pero es una buena cifra primero para una plataforma que aún es minoritaria como Spundge, y segundo para un cuaderno de Spundge en español con contenidos en español.
  • Y con eso enlazo con el principal problema de la plataforma, la cuestión del idioma. Spundge tiene un gran potencial y cubre una necesidad, la gestión de contenidos, en la que compiten varias empresas. Pero tan solo permite trabajar en inglés o francés, algo lógico para una empresa canadiense pero si quieren expandir su alcance, tener más idiomas, especialmente el castellano, sería un plus.

Con todo, si me preguntas si te recomendaría Spundge, te diría que sí sin dudarlo. Es una herramienta fácil de usar, visual, intuitiva, y cuyo potencial para editar y gestionar contenidos es inmenso. Con su plugin para Chrome, cualquier página web es susceptible de ser guardada en un cuaderno y su capacidad para importar feeds y buscar contenidos en las principales plataformas la hacen aún más versátil. Si Spundge diera el paso y se localizara al castellano, sería prácticamente perfecta, pero habrá que esperar de momento.

Spundge es una plataforma que puede ser algo grande; ojalá lo consiga y desde aquí apostamos por ella con Periodismo sobre periodistas.

Si te gustó este post, compártelo.

 

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

23 de Septiembre de 2013 a las 9:09 am

Cómo organizar y gestionar tus fuentes de información

5 comentarios

 

Es bien sabido por todos los lectores del blog que nos encontramos en la era de la sobreabundancia de información, por lo que es una cuestión vital saber cómo organizar y gestionar tus fuentes de información. Lo que antes de internet se podía conseguir conservando recortes de periódico o fotocopias, ahora se convierte en una tarea mucho más exigente; decenas o cientos de blogs, columnas de opinión, artículos, tuits, infografías, archivos de audio y vídeo… Consumimos muchos contenidos a lo largo del tiempo y es necesario disponer de herramientas para poder archivar, organizar, compartir y recuperar esos contenidos cuando sea necesario. Para un periodista, es una labor incluso más crítica, pues debe poder acceder a toda la información de su archivo de forma rápida y sencilla; no es algo que podamos confiar exclusivamente a nuestra memoria.

No es la primera vez que hablo de este asunto. Hace algo más de un año, hablaba de mi dieta informativa y unos meses después de ese post,  de algunas herramientas para procesar, compartir y archivar información; desde entonces he ido perfeccionando el método y creo que ya está lo bastante maduro para poder hablar de ello en el blog.

Recibir y clasificar la información

El primer paso es elegir una buena plataforma para en la que unificar tus fuentes y tus lecturas. Yo he apostado por Feedly, que se ha convertido en el heredero más aventajado del Google Reader. A través de Feedly recibo las actualizaciones de más de 70 fuentes diferentes de comunicación y tecnología, que puedo consultar desde mi smartphone, la tablet o cualquier PC con conexión a internet. He terminado tan a gusto con Feedly que incluso me he suscrito al servicio Premium, que por poco más de 35 euros al año me permite buscar entre los feeds archivados y se integra con Evernote, como explicaré más adelante. Además de Feedly, Twitter es la otra gran herramienta con la que accedo a la información. Con más de 175 cuentas seguidas y subiendo poco a poco, mi timeline está salpicada de grandes y pequeñas historias, e intento consultar Twitter tan a menudo como puedo. Y por supuesto, sigue quedando el descubrimiento a través de recomendaciones de los amigos en redes sociales o la navegación sin rumbo en la que acabas llegando a textos interesantes.

En cualquiera de los casos, es necesaria una manera de poder guardar y recopilar aquello que me interese conservar y Evernote se ha convertido en la aplicación de referencia donde archivo todo lo que leo y considero que puede ser de interés. He creado una estructura de libretas en las que dentro de la carpeta de tareas, incluyo tres libretas con las tres acciones más comunes cuando encuentro un texto de interés: Para leer significa que merece una segunda lectura más atenta, pues puede ser materia para un post; y las carpetas Para Hootsuite y Para Spundge donde mando aquellas entradas que quiero compartir en el futuro. Como a Evernote también puedo acceder desde cualquier dispositivo, puedo consultar todas esas notas cada vez que tengo un momento libre.

Compartir y archivar la información

El siguiente paso es compartir esa información que he considerado de interés. Para eso, sigo usando Hootsuite, que me permite con apenas dos o tres clics, programar contenidos y enlaces que considere interesantes para los seguidores del blog en redes sociales. Durante estos primeros días de septiembre aún no he comenzado a compartir enlaces, pero a partir de esta semana retomaré el hábito así que si quieres recibir contenidos de calidad, no dudes en seguirme en Twitter o Facebook.

Además de Hootsuite, también continúo usando Spundge, en la que mantengo el cuaderno Periodismo sobre periodistas, con una recopilación de entrevistas, vídeos y tuits en los que los periodistas son los protagonistas. Lo que me gusta de Spundge es su facilidad a la hora de añadir contenidos al cuaderno y que es muy visual, como puedes comprobar en la captura que acompaña este post. Pienso que aún quedan cosas por mejorar en la plataforma, como el tema de los idiomas, pero creo que tiene mucho futuro para crear este tipo de archivos visuales, que es la idea detrás de Periodismo sobre periodistas: mantener un archivo continuado de enlaces en los que poder leer y escuchar a periodistas hablando sobre periodismo.

Esa función, la de archivo, no solo la realizo a traves de Spundge; tanto Evernote como el propio Feedly me sirven como archivo para todo aquello que quiero conservar. Gracias a la función de búsqueda del Feedly premium y a la potente búsqueda en las notas de Evernote, estoy seguro de que podré encontrar cualquier cosa aunque hayan pasado meses o años… siempre que lo haya archivado correctamente, claro. Además de eso, Scrivener sigue siendo la herramienta donde escribo cada post y el repositorio en el que puedo encontrar rápidamente una cita de Pepe Cervera sobre la que escribí hace dos años o lo que publiqué en junio sobre el futuro del periodismo. Algo esencial para no repetir temas innecesariamente en el blog.

Con todas estas herramientas puedo decir que me mantengo informado y que controlo todo lo que leo, clasificando, compartiendo y archivando la información. Espero que te haya sido de ayuda y si conoces alguna otra herramienta que pueda ser útil para organizar y gestionar tus fuentes de información, no dudes en compartirla en los comentarios.

Si te gustó este post, compártelo.