EScomunicación

Textos y reflexiones sobre periodismo, tecnología y la relación entre ambos

Archive for Diciembre, 2013

El último post del año

Deja tu comentario

El año 2013 llega a su fin y es el momento de hacer balance de lo conseguido durante el año y trazar planes para el 2014 que se nos viene encima. En lo referente a balance, 2013 ha sido el mejor año de EScomunicación hasta la fecha, tanto en influencia en redes sociales como en número de visitantes y páginas vistas, algo que creo es reflejo del esfuerzo puesto en el blog durante doce meses. No en vano, ha sido el año en el que más posts he publicado: 129 contando con éste, más de 60.000 palabras y bastantes horas de trabajo, que han merecido la pena. Gracias a todos, lectores y seguidores, por haberlo hecho posible.

Ahora viene 2014 y es el momento de dar un paso más allá. En la parte que me toca, que es la de los textos, voy a reducir el ritmo de publicación a dos entradas semanales. Otros proyectos personales van a quitarme tiempo para EScomunicación y es mejor publicar menos, pero con más calidad. Ahí es donde quiero dar el salto cualitativo, ese paso más allá del que hablaba, con textos más trabajados y puede que alguna otra sorpresa que todavía no quiero anunciar. Ya en febrero, para el cuarto aniversario del blog, espero poder dar más detalles, o quizás para el post numero 400, que será uno de los primeros del próximo año…

De momento, vamos a hacer la tradicional pausa navideña, en la que coger fuerzas para afrontar un 2014 que se promete muy interesante y en el que, ojalá, podamos ver como el panorama de los medios de comunicación se estabiliza y comienza a repuntar. Desde estas páginas iremos contando todo lo que ocurra en este cambio de paradigma, un momento histórico difícil pero apasionante, que está sentando las bases de lo que será el siglo XXI. Como dijo Leonardo Da Vinci hace más de cinco siglos, “no estamos ante una época de cambios, estamos ante un cambio de época“.

¡Nos leemos de nuevo en 2014!

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

23 de Diciembre de 2013 a las 9:09 pm

Categorias: Blog

Etiquetas:

El infierno de la prensa

Deja tu comentario

Este excelente vídeo del diario uruguayo Últimas noticias muestra en apenas minuto y medio muchos de los males de la profesión periodística, que han contribuido a que la industria se encuentre inmersa en este cambio de paradigma. Por supuesto, la inmensa mayoría de los periodistas no son superficiales, inexactos, tendenciosos, altaneros, sensacionalistas, serviles o calculadores, pero aquellos que sí tienen uno o más de estos defectos son los que dan mal fama al resto, y por eso los periodistas, como gremio, tenemos que vigilar y denunciar estas prácticas allí donde se produzcan.

Aun así, el infierno de la prensa no se encuentra en los periodistas, sino en la percepción de los mismos que tiene la sociedad. Por desgracia, los medios de comunicación, y por extensión los profesionales que trabajan en ellos, son percibidos por la mayoría de la sociedad como parte del poder establecido, del establishment y eso se traduce en que se los considera parte del problema y no parte de la solución.

El cambio disruptivo producido por las tecnologías de la información y la comunicación ha hecho que el público ocupe el escenario. El contenido generado por los usuarios eclipsa a todos los demás contenidos presentes en la red, y el espacio ocupado por los medios en la atención de la sociedad es cada día menor. La audiencia se reduce y se fragmenta, atraída por otros focos de atención y por la desconfianza generada en torno a los medios de comunicación.

El público ya no necesita a los medios de comunicación para informarse y los medios de comunicación todavía no han desarrollado un producto alternativo para ofrecer a su audiencia. Si antes les vendían paquetes informativos con las noticias de ayer, hoy eso ya no es válido. El público ya conoce las noticias de ayer, las conoce al momento gracias a la inmediatez de la red. La carrera por ser el primero en dar la noticia ya no tiene sentido, ahora lo que importa es dar mejor la noticia. Por eso, estoy totalmente de acuerdo con la tesis que defiende Juan Antonio Giner en  The “Day After” Newspaper is here to stay.

Aunque el se refiere muy concretamente a los periódicos, creo que el modelo se aplica a todos los medios de comunicación. Hacen falta nuevos productos comunicativos para usuarios bien informados, que están conectados 24/7 y forman comunidades en torno a sus intereses, y esos productos deben centrarse en las pantallas de móviles y tabletas, con varias ediciones a lo largo del día, en las que podamos encontrar todo tipo de contenido multimedia.  Puede que con ese tipo de productos, los medios no sean tan menospreciados por los ciudadanos y puedan así salir del infierno de la prensa.

Si te gustó este post, compártelo. 

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

20 de Diciembre de 2013 a las 9:09 pm

Descárgate el libro Herramientas Digitales para Periodistas

Deja tu comentario

Ya está disponible la segunda edición actualizada del libro Herramientas Digitales para Periodistas, escrito por la periodista Sandra Crucianelli con el apoyo del Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Texas. Este libro electrónico, disponible en formato PDF, es un excelente compendio de herramientas para cualquier periodista que deba desenvolverse en un entorno digital, lo que significa que todo periodista que se precie debería echarle al menos un vistazo.

Pistas para sacar el máximo partido de los buscadores y las redes sociales, consejos para iniciarse en el periodismo de datos, y listados de herramientas de audio y vídeo y de otras para poder crear encuestas en línea, enviar mails anónimos o con adjuntos de gran tamaño son solo algunos de los puntos destacados de este libro. Una lectura totalmente recomendada para aquellos periodistas que no sepan manejarse en internet y también para aquellos periodistas experimentados que quieran tener un manual de referencia y consulta rápida siempre a mano.

Puedes consultar en línea el libro a continuación, y también puedes descargarlo desde la página del Centro Knight en este enlace o a través de la biblioteca virtual de Escomunicación.

Herramientas Digitales Para Periodistas – Segunda Edición.pdf by Miguel Ángel Alonso Pulido

 

Si te gustó este post, compártelo.

Así fue la presentación del Informe de la Profesión Periodística 2013

Deja tu comentario


El pasado jueves se presentó en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid el Informe de la Profesión Periodística 2013, un análisis de la situación del gremio en España que muestra el impacto de la crisis en la profesión y cómo el cambio de paradigma la está transformando. Por circunstancias personales, no pude asistir a la presentación, pero ya estoy realizando las gestiones para hacerme con una copia del informe, del que realizaré un resumen próximamente.

El Informe presenta una radiografía de la cruda realidad de la profesión: 11.151 empleos pérdidos y 284 medios cerrados desde 2008, de los cuales 4.434 puestos de trabajo y 73 medios corresponden a 2013. Pero a pesar de estas cifras, todavía queda sitio para el optimismo, con la creación de nuevos medios de comunicación lanzados por periodistas. El Informe recoge una lista de casi trescientos nuevos medios y proyectos informativos, con los que los periodistas hacen frente a la crisis del sector apostando por el autoempleo o el cooperativismo.

En mi opinión, esta proliferación de nuevos medios es la mejor noticia posible para el sector, toda vez que la estructura de los medios tradicionales está lastrada por importantes costes fijos que los hacen inviables en la actual coyuntura. Evidentemente, estos nuevos medios tendrán que luchar para conseguir un hueco en el mercado publicitario, además de buscar medios de financiación alternativos para conseguir la viabilidad económica. La evolución de estos nuevos medios será una de las tendencias a observar durante 2014, no hay duda.

Pero volviendo al Informe, además de en Twitter con el hashtag #InformeAPM, pude seguir vía streaming la presentación a cargo de la presidenta de la APM, Carmen del Riego, el director del Informe, Luis Palacio, y el presidente de la Comisión de Publicaciones de la APM, David Corral. A continuación, podéis ver la presentación íntegra, junto a las preguntas que se produjeron tras la misma.

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

16 de Diciembre de 2013 a las 9:09 pm

Los buenos viejos tiempos del periodismo no existen

Deja tu comentario

20090823-Typewriter-12

El público está cada vez menos familiarizado con el mundo print que existía antes de internet. Cualquier persona menor de cuarenta años en el mundo desarrollado no ha conocido jamás un mundo sin internet. Y cualquier persona por debajo de los treinta años nunca ha conocido un mundo sin noticias realmente de gran alcance provenientes de otras redes que las online. Para estos consumidores, no hay posibilidad de evocar los “buenos tiempos”, cuando las noticias estaban en la jurisdicción de los directores de medios, los políticos y editores. Estos consumidores nunca vivieron en tales “buenos viejos tiempos”, que para ellos nunca fueron buenos. Se trata simplemente de los “viejos tiempos”.

 

Craig Forman, en el libro Newpaper de Albert Montagut.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

13 de Diciembre de 2013 a las 9:09 pm

La audiencia y los contenidos basura

Deja tu comentario

Streaming TV

Si repasamos el listado de noticias más leídas de cualquier medio de comunicación en su edición web, los primeros puestos estarán llenos de historias sobre deportes, sucesos y crónica rosa. Solo muy de cuando en cuando encontraremos noticias de secciones como política y economía, y su permanencia en esos listados es siempre fugaz, mientras que las noticias más “ligeras” pueden permanecer hasta 48 horas o más. Esta trivialización de la información es parecida al fenómeno de la telebasura y nos lleva a un debate que no tiene fácil respuesta. ¿Los medios ofrecen información trivial porque es lo que el público quiere o el público consume información trivial porque es lo que le dan los medios?

En mi opinión, ambas preguntas tienen una respuesta afirmativa, pues en esta ecuación, ni el público ni los medios están exentos de culpa. En los medios de comunicación siempre se han dado noticias más ligeras o morbosas y siempre se ha sabido que son las que atraen audiencia; el público las demanda, esto es así. Pero también es cierto que la oferta de estos contenidos generada por los medios es excesiva, rozando en ocasiones los límites del buen gusto, de forma que la audiencia en muchas ocasiones, no tiene otra opción.

Afortunadamente, creo que estamos rompiendo ese círculo vicioso. La fragmentación de la audiencia permite, por ejemplo, que en televisión haya canales temáticos dedicados al cine o los documentales, o que proyectos de periodismo más especializado puedan tener éxito, como puede ser Jot Down o Materia. Hay mercado para contenidos de calidad de la misma forma que hay mercado para otros contenidos como las revistas de crónica rosa, y no tenemos que cometer el error de pensar que son antagónicos. No tiene porque ser uno u otro, pueden ser los dos a la vez.

Cualquier persona tiene gustos muy variados y sumamente heterogéneos: se puede ser amante de la ópera clásica y también devorar las noticias de sucesos. Por eso, los listados de noticias que mencionaba al principio son tan diversos, porque los gustos de la audiencia son sumamente diversos. Aunque el gusto mayoritario sea por las noticias “ligeras” eso no significa que no haya demanda de otro tipo de informaciones y corresponde a los medios el ofrecerlas. Mientras haya libertad de elección para la audiencia -esto es, noticias ligeras y no tan ligeras-, todo irá bien, pero si solo tuviéramos acceso a noticias fáciles de sucesos y crónica rosa, entonces sí que estaríamos frente a un grave problema para todos. Todo lo demás son discusiones artificiales, pues la pregunta que lanzaba al principio no tiene respuesta.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

11 de Diciembre de 2013 a las 9:09 pm

La mínima unidad informativa y el umbral de saciedad

Deja tu comentario

Después de leer a Jeff Jarvis y su post Past the page me he quedado pensando en cuál es la mínima unidad informativa. Jarvis sostiene en su texto que los modernos sistemas de búsqueda por voz modifican por completo la actual estructura en la que esa unidad es la página. Los medios de comunicación han pasado de vender al público paquetes de información -periódicos, boletines de radio, informativos de televisión- a intentar que accedan a una página, cualquier página, y que de ahí pasen a otra, permaneciendo en la web el tiempo suficiente para justificar las tarifas que cobran a los anunciantes. Pero al igual que la red ha dinamitado el modelo del paquete de información, la búsqueda por voz dinamita el de la página como unidad informativa. Para Jarvis, la posibilidad de conocer, por ejemplo, el resultado del partido de ayer a través de estos sistemas supone una pérdida para los medios de comunicación, cuyo valor de cara al usuario cada vez se reduce más. Creo que es un poco exagerado, pero no le falta parte de razón. Eliminado el paquete y eliminada la página, ¿qué unidad informativa mínima nos queda?

Pensemos fríamente. Usamos los medios de comunicación para estar informados, pero en muchos casos es por pura inercia, ya que estamos acostumbrados y condicionados a informarnos a través de ellos, después de más de un siglo de medios de comunicación de masas. Hoy en día, se puede estar informado sin necesidad de recurrir a los medios de comunicación tradicionales, y esto es así porque la unidad mínima informativa es cada vez menor. Lo dije hace año y medio: “Antes, para estar “informado”, había que consumir un producto informativo cerrado y delimitado en espacio y tiempo, léase telediario, periódico o boletín radiofónico. Hoy, cualquier persona que desee estar informada sólo ha de elegir con cuidado las fuentes de su dieta informativa y lo estará dónde y cuándo desee, sin necesidad de señales horarias o primeras ediciones”. El paquete informativo ya ha perdido su sentido. ¿Qué unidad nos queda que sea inferior?

El umbral de saciedad informativa marca el punto a partir del cual uno puede considerarse informado y es siempre una consideración subjetiva de cada uno

Esa unidad sería la página, la noticia singular que consultamos en un momento dado. Pero si aceptamos la tesis de Jarvis de que la página pierde su valor, ¿cuál es la siguiente unidad informativa? El titular. Es algo lógico que el titular sea la mínima expresión a la que puede reducirse una noticia, ya que de siempre ha sido el resumen máximo de la misma. Por tanto, a nadie debe sorprender que sea la mínima unidad informativa, pero quizás sí cuando diga que se puede estar informado a través de titulares.

Puede que esto resulte una aberración para muchos, pero permitid que intente explicarme, porque cuanto más lo pienso, más sentido tiene. Partimos de un hecho conocido como es la sobreabundancia de información, tantas veces tratada en el blog. Esa sobreabundancia hace que tengamos acceso a la información a través de múltiples canales, uno de los cuales son los medios de comunicación, pero no el único. En nuestro quehacer diario, estamos expuestos a todos esos canales y cada uno de nosotros elige a través de cuál de ellos se informa y en qué cantidad; esto es, sacia su necesidad de información. Antes, cuando había pocos canales, el umbral de saciedad informativa -si lo podemos denominar así- se alcanzaba con pocas fuentes de información, que estaban muy aprovechadas; hoy, cuantas más fuentes incorporamos a nuestra dieta informativa, menos podemos aprovechar cada una de ellas individualmente antes de llegar a ese “umbral de saciedad” en el que nos consideramos informados. En otras palabras, consumir un poco de varias fuentes de información es como consumir mucho de pocas fuentes.

Seleccionando bien las fuentes de información, uno puede estar informado sobre un asunto determinado a base de titulares y enlaces

Si aceptamos ese hecho, entonces podemos estar informados a través de titulares. Twitter es un ejemplo claro de cómo se puede uno informar a través de titulares: si tienes bien seleccionadas las cuentas que sigues, con los tuits y enlaces que publiquen, puedes estar perfectamente informado sobre un asunto determinado. O si lo prefieres, haz un experimento. Accede a la página principal del medio que prefieras y lee los titulares. ¿En cuántos de ellos quieres ampliar la noticia? Repite la misma operación en otro medio y luego en otro, y si quieres en otro más. A medida que vas sumando medios y titulares consultados, el número de titulares que querrás ampliar irá descendiendo, hasta que alcances ese umbral de saciedad del que hablaba anteriormente. Puedes hacerlo igual con periódicos impresos, el resultado será el mismo. Si eres un ávido consumidor de información -tienes un umbral alto-, llega un momento en el que los titulares te bastan y te vuelves más selectivo con aquellos en los que quieres ampliar información. Si no eres un gran consumidor de información, con más razón te bastarán unos titulares para considerarte informado.

Porque la clave final de todo esto está en que es el usuario el que decide, partiendo de la unidad mínima de información. Conociendo los titulares, mi propio criterio informativo es el que me dirá si quiero ampliar la noticia o no; no es necesario que me lo diga el periodista, que puede tener unos criterios muy diferentes de los mios. Este cambio de foco en el que la audiencia gana poder de elección es una de las características del cambio de paradigma en que nos encontramos, y ha motivado una trivialización de la información para poder llegar al mayor número posible de personas, de la que hablaremos en el próximo post. ¿Es la audiencia la que demanda información basura o la audiencia traga información basura por que no tiene otra opción?

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

9 de Diciembre de 2013 a las 9:09 pm