EScomunicación

Textos y reflexiones sobre periodismo, tecnología y la relación entre ambos

Archive for Enero, 2013

6 lecciones para la vida que puedes sacar de los videojuegos

1 comentario

Cuando el jugador medio tiene 30 años de edad, lleva jugando como mínimo desde los 18 y casi la mitad de la población gamer son mujeres (47%) podemos afirmar con toda seguridad que los videojuegos ya no son para niños. Alguna vez he hablado de videojuegos en el blog y mi último pique, XCOM: Enemy Unknown, me ha llevado a pensar en lo que puedes aprender jugando. Conozco gente que domina la geografía del Caribe gracias a las horas invertidas en el mítico Pirates! o que no ha cogido una pistola en su vida pero distingue una MP40 de una Thompson sin pestañear por sus sesiones en el Call of Duty. Y aunque estos conocimientos parece que sólo sirven para ganar al Trivial Pursuit, cuando hablo de aprender jugando me refiero a las lecciones para la vida que puedes sacar de los videojuegos.

 

  • Todos empezamos en el primer nivel. Nadie nace sabiendo y todos debemos aprender igual a manejarnos en la vida. No hay ventajas, todos nacemos igual de ignorantes y solo el esfuerzo que pongamos para aprender nos puede llevar al final de la partida o la meta que nos marquemos.
  • La clave del éxito está en el trabajo que hay detrás. Para conseguir el éxito en cualquier tarea que te propongas, ha de haber un trabajo duro detrás. No basta con proponerte algo, has de trabajar e invertir mucho tiempo y esfuerzo para lograr tus objetivos. Quizás serán tareas poco imaginativas y repetitivas, pero esas tareas son la clave para poder alcanzar el éxito.
  • Piensa bien antes de actuar. Actuar basándote en impulsos no suele llevar a buen puerto. Algo tan simple como dedicar cinco minutos a pensar bien lo que vas a hacer puede ahorrarte horas de disgustos por haber hecho algo apresuradamente. En un videojuego siempre puedes comenzar una nueva partida, pero los errores que cometes en la vida quedan contigo para siempre.
  • Solo no puedes, con amigos sí. Esta es una cosa que hemos aprendido todos los que hemos visto Barrio Sesamo, y tanto en videojuegos como en la vida real se cumple una y otra vez. El trabajo en equipo es lo que va a hacer que logres metas imposibles de alcanzar en solitario, y que el resultado conseguido entre todos sea mayor que la suma de las partes.
  • Si te esfuerzas puedes ser lo que quieras ser. Esto es algo muy evidente en los juegos tipo sandbox, que te dan total libertad para hacer lo que quieras, ¿y qué es la vida sino una gran caja de arena? Con trabajo y esfuerzo puedes conseguir cualquier meta que te propongas y alcanzar cualquier meta. Desde conseguir un título universitario hasta la casa de tus sueños, tus objetivos te los marcas tú y solo tú puedes conseguirlos, nadie lo va a hacer por tí.
  • El final es igual para todos, lo importante y divertido es lo que haces en el camino. El final de un videojuego será más o menos igual para todo el mundo, pero el camino hasta él será diferente para cada jugador. En la vida nos ocurre lo mismo, el final es el mismo para todos y lo que realmente importa es lo que haces por el camino. Las cosas que haces, los lugares que visitas, las personas que conoces y se cruzan en tu vida, eso es lo que hace que el trayecto merezca la pena.

 

Datos: The Entertainment Software Association (ESA)

 

 

Si te gusto este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

29 de Enero de 2013 a las 11:11 am

¿Por qué debemos seguir fiándonos de El País?

Deja tu comentario

 

Durante muchos años, El País ha sido el diario de referencia en España. No sólo era el diario más vendido, sino el más prestigioso y riguroso en sus informaciones. Por desgracia, ya no es así. El ERE que hicieron el año pasado, del que ya hablé aquí, hizo mucho daño entre sus lectores, que vieron a su periódico poner los criterios empresariales por encima de los periodísticos. Pero la puntilla ha sido el fiasco de la foto de Hugo Chávez.

 

Hoy jueves 24 de enero, día del periodista para más inri, El País publicó en su primera edición una supuesta fotografía de Hugo Chávez entubado. Al poco de sacar la edición y publicarla en su página web, las redes sociales se llenaron de comentarios sobre la autenticidad de la fotografía  Al poco tiempo, el diario retiró la fotografía de su página web y anunció que paralizaba la distribución de su edición impresa. La foto era falsa y se la habían colado al que hasta hace poco era el mejor diario de España.

 

Los costes económicos de sacar una nueva edición del periódico se pueden medir, hay quien dice que son 300.000 euros. Pero lo que no se puede medir es el coste en reputación que supone para el diario del grupo Prisa. ¿Qué controles hubo en esa foto? ¿Cuántas personas dieron su visto bueno a una imagen que resultó ser falsa? ¿Qué es lo que ha fallado y por qué los lectores debemos seguir fiándonos de El País?

 

Lo que más duele es que seguro que no ha sido culpa de la plantilla del diario, compuesta por grandes profesionales que saben lo que es el periodismo, sino de una dirección que buscaba un impacto fácil para intentar no perder terreno ante las continuas exclusivas desveladas por su competidor El Mundo. Y en vez de dejar a sus trabajadores hacer lo que mejor saben hacer, que es periodismo, la dirección recurre al sensacionalismo fácil cayendo en errores de novatos. Para El País, ahora queda una larga cuesta arriba para recuperar la confianza de sus lectores y el prestigio que han perdido en una maniobra absurda.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

24 de Enero de 2013 a las 6:18 pm

Lecturas 2.0 esenciales: Post-Industrial Journalism: Adapting to the present

1 comentario

El Centro Tow de Periodismo Digital publicó a finales del año pasado el estudio Post-Industrial Journalism: Adapting to the present (Periodismo Post-Industrial: Adaptándose al presente), de C.W. Anderson, Emily Bell y Clay Shirky. Ya hablé de él en este post y ahora que he terminado de leerlo es el momento de hacer una reseña en condiciones.

 

 

Qué es el periodismo post-industrial

 

Antes, había una industria del periodismo, que se basaba en los mismos aspectos que la mayoría de industrias: un número relativamente pequeño y coherente de negocios creando su producto con métodos similares frente a la incapacidad de nadie fuera de ese grupo para crear un producto igual que sea competitivo. Todas esas condiciones han saltado por los aires, por eso hablamos de periodismo post-industrial.

 

El periodismo post-industrial es aquel que ya no está condicionado por la proximidad a la maquinaria de producción. Las redacciones de los periódicos estaban cerca de las imprentas por motivos puramente prácticos, para que quien escribía los textos estuviera cerca de la máquina que tenía que imprimirlos. Hoy, gracias a la revolución de la tecnología, esto ya no es necesario.

 

En el periodismo post-industrial, las organizaciones periodísticas actuales van a seguir perdiendo dinero y cuota de mercado y si quieren mantenerse o incluso incrementar su relevancia, tienen que sacar provecho de los nuevos métodos de trabajo y procesos productivos que conlleva la red. Esto supone replantear todos los aspectos organizativos del proceso de creación de la noticia y cambiarlos prácticamente por completo. Este cambio será duro y afecta a todo aquel implicado en la creación y distribución de noticias. Pero si no se cambia, el único camino que le queda a las empresas periodísticas es hacer menos con menos. No hay solución para esta crisis que pueda mantener los viejos modelos.

 

 

El periodismo importa

 

El periodismo informa a los ciudadanos, ayuda a dar forma a la opinión pública, expone la corrupción y hace que políticos y empresas rindan cuentas ante la sociedad. El periodismo tiene un papel irreemplazable en la economía de mercado y las politicas democráticas. Como mantiene la FAPE, sin periodismo no hay democracia. Hay que proteger y mantener al periodismo pero, por las razones que hemos visto, no será sin cambios. No hay manera de preservar la práctica periodística tal y como se ha venido haciendo en los últimos 50 años. Simplemente, no es posible.

 

Hay muchos tipos de periodismo y no todos merecen la misma consideración. Pero lo que distingue al periodismo de cualquier otra actividad comercial son las hard news, las noticias de alcance, aquellas que Lord Northcliffe definía como “lo que alguien, en algún sitio, no quiere ver impreso”. Ese tipo de noticias son la que justifican todos los intentos por ayudar a que los medios puedan sobrevivir en la era del periodismo post-industrial.

 

Y no hay un manual claro para sobrevivir. Cualquier forma de mantener los costes por debajo de los beneficios es correcta, sea en una organización grande o pequeña, generalista o especializada, con o sin ánimo de lucro. Lo único que hay claro es que el modelo que ha funcionado durante décadas para la mayoría de organizaciones periodísticas – entidades comerciales que amortizan los gastos de redacción con el dinero de la publicidad – está en serios problemas.

 

 

Internet rompe con la subvención publicitaria

 

Una obviedad que nunca se destaca mucho es que los anunciantes no tienen ningún interés especial en subvencionar organizaciones periodísticas. El nexo entre el sueldo de los periodistas y los beneficios publicitarios siempre fue una consecuencia de la habilidad de las organizaciones para conseguir beneficios tras amortizar los costes, generalmente muy altos. En el siglo pasado se decía que un periódico que funcionara bien era una máquina de imprimir dinero. Hoy, ya no es así.

 

La red ha cambiado por completo las reglas de juego. Cuando alguien quiere leer noticias puede hacerlo en la pantalla de su móvil, tablet u ordenador, o puede imprimir lo que quiere leer antes que pagar por ese texto impreso. Y cada vez más, cuando alguien quiere escuchar un audio o ver un vídeo, utiliza la infraestructura por la que paga conscientemente (internet) antes que aquella por lo que no paga de manera tangible (el espectro radiofónico o televisivo).

 

Es posible que todavía haya maneras de maximizar o incluso aumentar el beneficio de la publicidad en las organizaciones periodísticas tradicionales, pero es dudoso que alguien encuentre una fórmula que pueda ser válida y, al mismo tiempo, no imitable en la red. Todos los hechos llevan a la conclusión de que el poder de las organizaciones periodísticas sobre los anunciantes va desapareciendo; desde que la red existe, se está produciendo un giro en el valor de la publicidad, cuyo valor neto en la red es mayor para el anunciante que para el medio, cuando antes era al revés. Y cuando las reglas de juego cambian así, no vale la misma forma de jugar que has usado siempre.

 

 

Reestructurarse es una obligación

 

Todo ello lleva a dos conclusiones. Primero, las noticias tienen que ser más baratas de producir, y segundo, esa reducción del coste debe acompañarse de una reestructuración de los procesos y organizaciones periodísticas. Muchos medios se llenan la boca con el mantra de “hacer más con menos” pero no tienen en cuenta que la parte de “con menos” es algo a lo que se van a ver forzados más tarde o más temprano. Por ello, ha que potenciar lo antes posible la parte de “hacer más” aprovechando las nuevas formas que ofrece la red de hacer periodismo.

 

Estos cambios son traumáticos, nadie lo duda, y van a modificar radicalmente la vida y hábitos de trabajo de todos los actores envueltos en la creación y distribución de noticias. Pero si no se acometen esos cambios, la reducción de dinero para la producción de periodismo por la caída de la publicidad se traducirá en que hay que “hacer menos con menos”. No hay solución para la actual crisis del periodismo que permita preservar los viejos modelos. Simplemente, no la hay.

 

Esto es sólo un breve resumen de algunas de las tesis de este estudio, que me ha parecido de los mejores que he leído sobre el estado actual de la industria periodística y las posibilidades de futuro que tiene ante sí. Considero que es una lectura muy esclarecedora y que puede servir a muchos compañeros de profesión que todavía piensan que existen varitas mágicas. Las organizaciones periodísticas de esta década serán muy diferentes a las de épocas anteriores y aunque las bases de la profesión periodística sean las mismas, los periodistas no pueden ignorar que ya no trabajan en organizaciones sólidas e inmutables a los avatares externos.

 

 

Si te gustó este post, compártelo.

4 estudios sobre el futuro del periodismo que deberías leer

1 comentario

 

 

El comienzo del año es un buen momento para ponerse al día en tu profesión, y para periodistas, estudiantes y todo aquel interesado en el futuro del periodismo, os propongo cuatro estudios sobre periodismo que no deberíais dejar de leer.

 

  • Chasing Sustainability on the net. Las universidades de Tampere, Waseda y la escuela de comunicación y periodismo Annenberg de la Universidad de Carolina del Sur emprendieron el año pasado el proyecto conjunto Submojour (Substainable Businnes Models for JournalismModelos sostenibles de negocio para el periodismo) y las conclusiones de dicho proyecto son públicas para que cualquiera pueda leerlas. Puedes descargar el PDF con el informe completo o navegar por cualquiera de los casos prácticos que estudian aquí.
  • El periodista en la encrucijada. Que el periodismo está inmerso en un cambio de paradigma no lo duda nadie ya y este estudio patrocinado por la Fundación Telefónica busca dar respuestas y soluciones para sobrevivir a ese cambio. El periodista del futuro será un periodista multimedia, capaz de desenvolverse en varios medios y lenguajes y trabajará con un modelo de negocio mixto, mezclando la información de pago con la financiación publicitaria. Éstas son algunas de las conclusiones del informe, que puedes descargar aquí.
  • Post-Industrial Journalism: Adapting to the present. Ya he hablado en otra ocasión de este estudio del Centro Tow de Periodismo Digital y es quizás el más duro de todos los que hoy os recojo. Sostienen que intentar averiguar como reparar o reconstruir el negocio del periodismo es una pérdida de tiempo, porque ya no existe una industria como tal y cuanto antes nos acostumbremos a esa idea, antes podremos empezar a pensar nuevas formas de hacer periodismo. Esa es tan solo una de las muchas ideas del informe, que puedes descargar aqui y que analizaré en profundidad en el próximo post.

 

Además de a través de los enlaces que os he indicado, también podéis acceder a todos estos estudios en la biblioteca virtual de EScomunicación.

 

Si te gusto este post, compártelo.

Solo no puedes, con amigos sí.

Deja tu comentario

 

Cuando leo noticias como ésta sobre el consumo colaborativo recuerdo el libro Here comes everybody de Clay Shirky y la reseña que hice hace año y medio. Me autocito:

 

“Los seres humanos son criaturas sociales. No ocasionalmente o en circunstancias concretas, somos sociales siempre, es una de nuestras características fundamentales y se muestra en prácticamente todas los aspectos de nuestra vida como causa y efecto de nuestras acciones. Formamos grupos para hacer frente a las más diversas tareas y esa capacidad nos permite realizar trabajos mucho más complejos y mayores de lo que podríamos en solitario. Dado que la sociabilidad y la formación de grupos son esenciales para los seres humanos, cualquier cosa que cambie la forma en que funcionan y se forman los grupos tendrá consecuencias profundas para todo, desde el comercio al gobierno, pasando por la religión y los medios de comunicación”.

 

Por eso no es de extrañar que en el articulo de El Mundo hablen de que hay un auge en el consumo colaborativo, “del intercambio de casas al coche compartido, del ‘crowdfunding’ al ‘coworking’, de los préstamos entre particulares (P2P) a los ‘solucionadores’ a domicilio”. En cuanto las personas comprenden que pueden unirse y formar grupos para cualquier cosa, cualquier cosa es posible. En la vida como en Barrio Sésamo, solo no puedes, con amigos si.

 

 

Si te gustó el post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

15 de Enero de 2013 a las 12:24 pm

Seis millones de españoles son ya “comunicadores digitales permanentes”

Deja tu comentario

Esa es una de las principales conclusiones de la edición 2012 del informe anual de la Fundación Telefónica La sociedad de la información en España, que podéis ver resumido en el siguiente vídeo.

 

 

Asimismo, ayer también conocimos el IV Estudio Anual de Redes Sociales de IAB Spain, en el que se busca conocer el comportamiento de los internautas en las redes sociales. Podéis descargar ambos informes en sus páginas respectivas (La sociedad de la información en EspañaEstudio Anual de Redes Sociales) y también en la biblioteca virtual de EScomunicación. Y recuerda, la Red ya forma parte de nuestra vida.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

11 de Enero de 2013 a las 11:11 am

Próximas lecturas 2.0

Deja tu comentario

 

No solo quiero mostrar algunos de los próximos libros que entrarán en las lecturas 2.0,sino también aprovechar y probar la aplicación de WordPress para Android. Y va bastante bien para que negarlo, así que igual caen más posts cortos como este en el futuro…

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

10 de Enero de 2013 a las 12:10 pm