EScomunicación

Textos y reflexiones sobre periodismo, tecnología y la relación entre ambos

En la era del contenido darwiniano, somos nuestros propios editores

1 comentario

La primera gran tendencia que examina Ken Doctor en Newsonomics es la que da título a este post. ¿Pero qué es eso del contenido darwiniano? ¿ Por qué somos nuestros propios editores? Veamos por qué.

En la actualidad, internet ya supera a la prensa escrita en penetración y como fuente de información. Ya lo hace en Estados Unidos y en Europa no deberá de tardar mucho si no es así ya. A eso hay que sumar que hemos pasado de una economía de la escasez de información a una sobreabundancia de información, a la que accedemos desde mútiples dispositivos y canales. Las alertas de noticias nos inundan, llegan a nuestro correo electrónico y nuestros teléfonos que vibran o suenan con cada nueva notificación. Puede ser un poco intimidatorio, pero es el mundo que estamos creando.

Como consecuencia de todos estos fenómenos, la figura del gatekeeper ha desaparecido. Anteriormente, los gatekeepers (“guardianes de la puerta”) eran los editores de cada medio, que decidían qué noticias entraban y cuáles no. Hoy, eso ya no tiene sentido.  Si alguien quiere leer noticias sobre la Comarca de la Vera o sobre la liga de waterpolo, las va a encontrar.  La larga cola nos demuestra que cualquier información, por oscura que sea, interesa a algún colectivo, por lo que es absurdo limitarse.

Así, somos libres para escoger nuestras noticias y nos hemos hecho editores de las mismas. Pero no olvidemos un factor muy importante: el poder de las recomendaciones sociales. Ahora son las recomendaciones de nuestros conocidos a través de las redes sociales las que componen la mayor parte de las noticias que consumimos. Esas recomendaciones, realizadas por la gente que mejor nos conoce y ajustadas a nuestros gustos y preferencias, son las que están revolucionando el marketing y la publicidad y las que permiten viralizar los contenidos.

Cuando nos enfrentamos a una cantidad casi infinita de información y nuestro tiempo sigue siendo limitado, es entonces cuando surge el concepto de contenido darwiniano. Sólo el contenido más apto sobrevivirá y podrá tener nuestra atención. ¿Cuál es el contenido más apto? Todavía estamos definiéndolo, pero una cosa es clara: no tiene  por que ser el mejor, el periodismo no es una meritocracia. Y por desgracia, todos conocemos que los contenidos más consumidos no son siempre los mejor hechos o los más elaborados.

En lo que se refiere a las empresas periodísticas, las más aptas serán las que aprendan a usar la tecnología mejor que los demás, a aprovechar mejor la naturaleza social de las noticias, a enfocar sus esfuerzos a nichos específicos y por supuesto, a vender anuncios relacionados con las noticias. Esas cuatro variables serán las que permitan sobrevivir a las empresas en la década digital que ahora está comenzando.

¿Y quiénes serán esas empresas? Eso queda para la entrega del próximo viernes, en la que hablaremos de las que Doctor denomina la docena digital (The digital dozen), las empresas que dominarán el panorama digital de los próximos años.