EScomunicación

Textos y reflexiones sobre periodismo, tecnología y la relación entre ambos

Archive for Febrero, 2012

Comienza #MarzoNegro

Deja tu comentario

En unas pocas horas dará comienzo el mes de marzo y la iniciativa #BlackMarch o #MarzoNegro, en la que Anonymous y otros colectivos llaman a no comprar ningún producto cultural en represalia por el cierre de Megaupload e iniciativas como SOPA, PIPA o la Ley Sinde. Es un llamamiento internacional para golpear a las multinacionales de la cultura “donde de verdad les duele: en su margen de beneficios”.

No sé si #MarzoNegro tendrá algún éxito. La situación actual de crisis no ayuda a que la gente consuma y cuando hay que apretar el cinturón, música, cine o videojuegos son los primeros en caer. Marzo ya va a ser bastante negro de por sí. Además, todavía recuerdo otra iniciativa popular surgida también en la red como fue el movimiento #nolesvotes. Creo que todos recordamos cuál fue el resultado…

A pesar de todo, espero y deseo que #MarzoNegro tenga algún impacto, y no me refiero a los medios de comunicación. Si cuando llegue el momento de hacer balance, se ha podido reducir aunque sea un 5% las ventas de discos o entradas de cine, podremos hablar de éxito. Y quizás consigan cambiar alguna mentalidad.

Quede claro que apoyar #MarzoNegro no es ir contra los autores, sino contra una industria moribunda que es incapaz de asumir que todo ha cambiado y que no ofrece alternativas a sus consumidores. Cada vez con más frecuencia, esa industria reacciona desproporcionadamente ante las libertades y oportunidades que ofrece internet, tratando a sus clientes como enemigos y delincuentes o promoviendo nuevas leyes para mantener el sistema tal y como era en el siglo pasado.

El mundo ha cambiado para siempre, pero todavía hay quien no se ha dado cuenta.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

29 de Febrero de 2012 a las 8:43 am

Por qué cierra Público

2 comentarios

El cierre del diario Público después de casi cuatro años y medio es una pérdida para todos. Cada vez que un medio de comunicación desaparece, se pierde una visión de la realidad, una parte de la pluralidad informativa de nuestra sociedad y una voz diferente a las demás. Las líneas editoriales y las ideologías no tienen nada que  ver. Como periodista, me duele la muerte de la edición en papel de Público, como me dolió Diario 16 hace 11 años o recién entrado en la facultad el diario Ya.

Y me duele aún más por los grandes profesionales que han trabajado en Público. Tanto por los que no conozco como aquellos con los que sí he tratado. Me duele por María Jesús, por Juanma, por Yolanda, por Pedro y por todos los trabajadores del diario. Me duele por no poder tener mi viñeta diaria de Fontdevila. Me duele perder un diario que tuvo el valor de poner un videojuego en portada.  Me duele, pero no me sorprende.

No me sorprende por que los cambios en el negocio del periodismo y las nuevas reglas de juego van a cobrarse muchas víctimas en los próximos años. No me sorprende porque Público nunca tuvo las ventas necesarias para sustentar el proyecto del diario o amortizar las fuertes inversiones requeridas para un periódico de tirada nacional. No me sorprende porque no tuvo ninguna gran empresa detrás, capaz de entender que un diario puede generar pérdidas pero lo compensa con creces generando opinión e imagen corporativa.

Público continúa a través de su página web, que seguirá en activo. Me parece totalmente lógico teniendo en cuenta lo que apunté en abril del año pasadoPúblico moviliza a más gente en las redes sociales que en el kiosko. Si una publicación en tu muro de Facebook llega a más personas que toda tu tirada diaria, creo que eso debe hacerte pensar en tu modelo de negocio. Su reto ahora es lograr mantener la mayor cantidad posible de los puestos de trabajo de la redacción de papel para la página web. Ojalá lo consigan.

 

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

27 de Febrero de 2012 a las 8:53 am

En la era del contenido darwiniano, somos nuestros propios editores

1 comentario

La primera gran tendencia que examina Ken Doctor en Newsonomics es la que da título a este post. ¿Pero qué es eso del contenido darwiniano? ¿ Por qué somos nuestros propios editores? Veamos por qué.

En la actualidad, internet ya supera a la prensa escrita en penetración y como fuente de información. Ya lo hace en Estados Unidos y en Europa no deberá de tardar mucho si no es así ya. A eso hay que sumar que hemos pasado de una economía de la escasez de información a una sobreabundancia de información, a la que accedemos desde mútiples dispositivos y canales. Las alertas de noticias nos inundan, llegan a nuestro correo electrónico y nuestros teléfonos que vibran o suenan con cada nueva notificación. Puede ser un poco intimidatorio, pero es el mundo que estamos creando.

Como consecuencia de todos estos fenómenos, la figura del gatekeeper ha desaparecido. Anteriormente, los gatekeepers (“guardianes de la puerta”) eran los editores de cada medio, que decidían qué noticias entraban y cuáles no. Hoy, eso ya no tiene sentido.  Si alguien quiere leer noticias sobre la Comarca de la Vera o sobre la liga de waterpolo, las va a encontrar.  La larga cola nos demuestra que cualquier información, por oscura que sea, interesa a algún colectivo, por lo que es absurdo limitarse.

Así, somos libres para escoger nuestras noticias y nos hemos hecho editores de las mismas. Pero no olvidemos un factor muy importante: el poder de las recomendaciones sociales. Ahora son las recomendaciones de nuestros conocidos a través de las redes sociales las que componen la mayor parte de las noticias que consumimos. Esas recomendaciones, realizadas por la gente que mejor nos conoce y ajustadas a nuestros gustos y preferencias, son las que están revolucionando el marketing y la publicidad y las que permiten viralizar los contenidos.

Cuando nos enfrentamos a una cantidad casi infinita de información y nuestro tiempo sigue siendo limitado, es entonces cuando surge el concepto de contenido darwiniano. Sólo el contenido más apto sobrevivirá y podrá tener nuestra atención. ¿Cuál es el contenido más apto? Todavía estamos definiéndolo, pero una cosa es clara: no tiene  por que ser el mejor, el periodismo no es una meritocracia. Y por desgracia, todos conocemos que los contenidos más consumidos no son siempre los mejor hechos o los más elaborados.

En lo que se refiere a las empresas periodísticas, las más aptas serán las que aprendan a usar la tecnología mejor que los demás, a aprovechar mejor la naturaleza social de las noticias, a enfocar sus esfuerzos a nichos específicos y por supuesto, a vender anuncios relacionados con las noticias. Esas cuatro variables serán las que permitan sobrevivir a las empresas en la década digital que ahora está comenzando.

¿Y quiénes serán esas empresas? Eso queda para la entrega del próximo viernes, en la que hablaremos de las que Doctor denomina la docena digital (The digital dozen), las empresas que dominarán el panorama digital de los próximos años.

Lecturas 2.0 esenciales: Newsonomics, de Ken Doctor

2 comentarios

Haz clic para comprar la versión inglesa en www.amazon.es. No hay versión en castellano de momento

He leído varios libros sobre el futuro del periodismo ante los retos de internet y creo que ninguno me ha gustado tanto como el que os voy a comentar hoy: Newsonomics: Twelve new trends that will shape the news you get, (Newsonomics: Doce nuevas tendencias que moldearán las noticias que recibes) de Ken Doctor. El término newsonomics es una palabra inventada por Doctor que  podríamos traducir como noticionomía, o lo que es lo mismo, el conjunto de leyes que  rigen el mundo de las noticias y el periodismo. Así, de todas las lecturas 2.0 que he abordado en el blog, es la primera que considero imprescindible para todo periodista, veterano o novel, en ejercicio o fuera de la profesión.

Este libro apunta doce claves que dominarán el periodismo en la próxima década, que para Doctor, será la de las noticias digitales. Después de que la primera década del siglo XXI haya traído profundas transformaciones al negocio del periodismo, será la década que ahora comienza cuando todas las empresas periodísticas pasen a ser principalmente digitales, manteniendo algún resto de su pasado analógico como testimonio o producto de lujo.

Cuando uno termina de leer Newsonomics, le queda claro que estamos más cerca del final del principio que del principio del final del negocio del periodismo. Hay un futuro brillante en el horizonte, del cual he hablado ya alguna vez, pero hasta que lo alcancemos nos queda un camino duro y lleno de sinsabores. Los medios y la audiencia han de preparase para ese camino, adaptándose a la nueva realidad que ha traído internet y la sobreabundancia de información.

Tanto a los lectores como a los periodistas, la red y los avances tecnológicos ofrecen nuevas herramientas para producir y distribuir contenidos, y para acceder a ellos en cualquier lugar y momento, con la mayor variedad de fuentes imaginable. Hay una cantidad casi infinita de información disponible para todos y la pregunta que se hacen todos los directores de periódico del mundo permanece: ¿Quién pagará por las noticias?

Esa y muchas otras preguntas son abordadas por Doctor en su libro, que no se limita a describir a los vencedores y vencidos de la batalla por la supervivencia, sino que elabora una serie de reglas para el nuevo panorama mediático de esta década. Esas doce tendencias o leyes que desarrolla me han parecido tan interesantes y meditadas que voy a hacer una serie sobre las mismas, explicándolas una a una. Por ello, os emplazo al próximo viernes, cuando examinemos la primera ley: En una era de contenido darwiniano, somos nuestros propios editores.

4 herramientas para aislarte y evitar el vicio de la procrastinación

4 comentarios

 Procrastinar: (Del lat. procrastinare). 1. tr. Diferir, aplazar.

A todos nos pasa cuando nos ponemos con cualquier tarea. Comenzamos a perder el tiempo, abrimos múltiples pestañas en el navegador, consultamos cualquier página que no tenga que ver con lo que estamos haciendo y aplazamos incesantemente lo que tenemos que hacer. Los cantos de sirena de la web nos llaman sin parar y no podemos resistirnos. ¿Qué habrá de nuevo en Twitter? ¿Me habrán comentado algo en Facebook? Las alertas constantes del correo y las redes sociales son como un toque incesante en el hombro que nos hace girarnos y dejar lo que estamos haciendo. Por eso, te recomendamos cuatro herramientas para aislarte del mundanal ruido y evitar el vicio de la procrastinación.

1.- Ommwriter

Ommwriter es una aplicación fantástica para aislarte totalmente de todas las distracciones de tu ordenador. Simplemente, ejecútala y un paisaje blanco llenará tu pantalla. No hay navegador, no hay barra de notificaciones, no hay nada más que la pantalla en blanco y tú. Yo lo uso cada vez que necesito escribir textos largos y el tiempo apremia. Tanto en casa como en el trabajo, no hay nada mejor para eliminar distracciones que el sonido relajante de las teclas mientras escribes en el Ommwriter.

2.- Write or Die

Con Write or Die, nos encontramos con una filosofía similar pero opuesta a Ommwriter. En lugar de aislarte para que tu mente trabaje, Write or Die te obliga a escribir  y te castiga si te distraes o dejas de teclear. Es una aplicación totalmente configurable, donde puedes marcar tu objetivo en número de palabras, el tiempo y las consecuencias de tu procrastinación. Os invito a que probéis la versión web durante cinco minutos en modo kamikaze con un objetivo modesto, digamos doscientas palabras. Veréis como la estrategia del látigo también funciona para evitar distracciones.

3.- SelfRestraint

Si más que aislarte lo que necesitas es evitar meterte en las redes sociales o navegar sin rumbo por Internet, SelfRestraint es la aplicación que necesitas. Ya no tendrás posibilidad de distraerte mirando el Marca o tus mensajes del Tuenti, porque con un par de pasos, podrás bloquear los sitios de internet que te atraen como una polilla a la llama y que te impiden conseguir tus metas. Te permite también especificar el tiempo del bloqueo, con lo cual puedes plantearte objetivos como “una tarde sin entrar al Facebook”.

4.- Freedom

Pero si realmente quieres aislarte por completo, tienes que utilizar Freedom. Esta aplicación directamente desconecta tu conexión a Internet durante el tiempo que tu fijes, y la única manera de recuperarla es reiniciando el ordenador. Es la herramienta definitiva para eliminar las distracciones en forma de notificaciones, nuevos DM en Twitter o correos entrantes. Separado por completo de la World Wide Web, no tendrás más remedio que dejar de perder el tiempo y ponerte con el trabajo que te hayas marcado.

Espero que estas herramientas, algunas gratuitas, otras de pago, te puedan ser de utilidad para abandonar el vicio de la procrastinación y aprovechar mejor tu limitado tiempo. Y si conoces alguna otra, no dudes en compartirla en los comentarios.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

17 de Febrero de 2012 a las 8:42 am

El cine español ha perdido el norte, o al menos Iciar Bollaín

Deja tu comentario

Me han sorprendido, y mucho, las palabras de Iciar Bollaín en el Cámara abierta de TVE. Escúchala a partir del minuto 12:30 del vídeo anterior y luego vuelve. ¿Ya la has escuchado? ¿No te quedas a cuadros cuando dice que quieren reclamar a las compañías de telecomunicaciones? Señora Bollaín, por supuesto que las telecos se están haciendo millonarias, pero lo hacen obligándonos a unas tarifas muy caras y unas velocidades muy bajas que hacen que paguemos el doble que otros países europeos. Creo que nadie con dos dedos de frente puede pensar que los beneficios de las telecos se basan en las descargas de cine español.

Me parece a mí que el lobby cultural está viendo las orejas al lobo. La ley Sinde no ha arrancado todavía y mientras se pone en marcha, hay que buscar nuevos pardillos que esquilm… esto, oportunidades de negocio, eso, hay que buscar nuevas oportunidades de negocio. Como ya no es suficiente con que el cine español reciba más en subvenciones que lo que recauda en taquilla, vamos a probar a ver si podemos rascar algo de las compañías de telecomunicaciones. A este paso, predigo que en poco tiempo veremos al lobby cultural pidiendo recibir pasta de Google también. Así nos va.

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

15 de Febrero de 2012 a las 9:00 am

Seis buenos ejemplos de storytelling en la publicidad

3 comentarios

Storyteller

“Cuéntame un hecho y lo aprenderé. Cuéntame una verdad y la creeré. Pero cuéntame una historia y vivirá por siempre en mi corazón”

— Proverbio hindú

Piensa en alguna historia que te hayan contado en los últimos quince días. Puede ser un chiste, una anécdota o incluso el último cotilleo de la oficina. ¿Ya lo tienes? Bien. Ahora trata de recordar alguna estadística importante que hayas visto en esos mismos quince días….

¿Qué fue más fácil de recordar? A no ser que trabajes en el campo de la estadística, seguramente habrás recordado una o más historias. Las historias nos han acompañado desde que la humanidad comenzó a caminar erguida y empezó a fabular relatos frente a la hoguera para combatir el frío y la oscuridad. Hoy en día, las historias ya no se utilizan con ese fin, pero nos siguen hechizando igual que hace miles de años y el marketing y la publicidad han tomado buena nota.

El storytelling es la herramienta que utilizan para captar al cliente y conectar emocionalmente con él. Muchas veces, ni siquiera tienen que inventarse las historias. La realidad supera a la ficción en la mayoría de las ocasiones y para muestra, aquí tenéis seis spots publicitarios que nos cuentan una historia y a través de ella nos enganchan, seis buenos ejemplos de storytelling en la publicidad. Fijaos que no nos hablan de las cualidades del producto que quieren vendernos, sino que dejan que la historia se desarrolle y nos atrape y ya luego somos nosotros los que, a iniciativa propia, recordamos el producto asociado a la historia.

Nunca subestimes el poder de una buena historia.

 

 

 

 

 

 

 

Si te gustó este post, compártelo.

 

Publicado por Miguel Ángel Alonso Pulido

13 de Febrero de 2012 a las 9:04 am