EScomunicación

Textos y reflexiones sobre periodismo, tecnología y la relación entre ambos

El futuro del periodismo está lleno de oportunidades

Deja tu comentario

Un factor importante en el futuro del periodismo es la situación de los medios de comunicación, que están dejando de ser las máquinas de hacer dinero que fueron antaño. La multiplicación de la oferta ha hecho que las audiencias se reduzcan, y ahí tenemos el ejemplo de El País, el diario más vendido de España, pero que nunca recuperará los 400.000 ejemplares de venta al quiosco que tenía cuando yo estudiaba en la facultad – según la OJD de abril de 2011, El País tiene 227.470 ejemplares de venta en kioscos -, y esto mismo ocurre en radio y televisión.

La audiencia se fragmenta y la publicidad desciende, tanto por el descenso de espectadores/lectores/oyentes como por la crisis económica. Los ingresos que genera la presencia del medio en internet no compensan las pérdidas que se producen offline y, finalmente, el medio incurre en pérdidas. Aunque hay posibilidades para evitar lo peor, muchos se van a la solución fácil: despedir a sus redactores mayores y más experimentados y suplirlos con recién licenciados que cobran la mitad. Las razones empresariales superan a las razones periodísticas.

Ciertamente, el panorama no es nada prometedor, pero creo que hay sitio para la esperanza. En las empresas grandes, todos deben asumir que se gana menos y que se cobra menos, pero todos, desde el director hasta el último conserje. Aunque la publicidad se recupere, la audiencia no va a volver mágicamente. Y para las empresas pequeñas, gracias a los avances tecnológicos, poner en marcha un medio cuesta hoy una fracción de lo que solía y el umbral de rentabilidad es mucho más bajo.

Creo que en el futuro vamos a asistir a un cambio de modelo, en el que el periodista freelance va a ser mucho más habitual. Puedo imaginar fácilmente a pequeñas empresas con 3 ó 4 periodistas que pueden, o no, provenir de los medios convencionales, donde se han formado y conseguido su red de contactos. Aprovechan ese bagaje para seguir ejerciendo su profesión de manera independiente y cuentan con la baza de la marca personal que ellos mismos se han creado. De esta forma, ellos mismos buscan la noticia y la elaboran para después presentarla directamente al público o entregársela a la gran cabecera que los ha contratado. Sus ingresos vienen de esos encargos y, también, de la publicidad que consigan en las noticias que produzcan para el público.

No es una idea tan descabellada, al fin y al cabo toda crisis es una oportunidad, y si hay algo seguro es que la sociedad seguirá demandando contenidos y los periodistas somos los proveedores de contenidos por excelencia, así que nuestro futuro está lleno de oportunidades.