EScomunicación

Textos y reflexiones sobre periodismo, tecnología y la relación entre ambos

16 cambios en el negocio del periodismo

4 comentarios

No creo que nadie se atreva a negar esta verdad fundamental: la web ha cambiado para siempre el negocio del periodismo. Nada tiene que ver cómo se hacen y se consumen noticias hoy a cómo se hacía hace tan sólo 10 años. En poco menos de una generación humana, hemos sufrido un cambio radical en los hábitos de consumo informativo y las redes sociales han acelerado ese cambio al permitir a cualquiera compartir fácilmente contenidos de su interés con su círculo de conocidos.

El negocio del periodismo ha cambiado y, por tanto, el periodismo debe cambiar si quiere ser viable en este nuevo escenario ya que, por desgracia, no existen empresas periodísticas sin ánimo de lucro (al menos en nuestro país). Dicho esto, el periodismo tampoco debe alterar su esencia y hay que seguir respetando el código deontológico de la profesión. El cambio que hay que hacer es sobre todo de mentalidad, para perder el miedo al cambio que parece que hay en muchas redacciones.

A este respecto, la Columbia Journalism School ha publicado recientemente un esclarecedor informe sobre estos asuntos, titulado The story so far:  What we know about the business of digital journalism, que puede consultarse aquí y que recomiendo encarecidamente a cualquier persona interesada en el futuro del periodismo. Vamos a examinar alguno de los puntos fundamentales que se citan en el informe, que nos explicarán los cambios que se han producido en el tránsito del periodismo al mundo digital.

El negocio ha cambiado

  • Publicar en internet requiere pensar en tu audiencia de una manera diferente, porque ahora la audiencia dispone de toda la información imaginable. Esa información es casi siempre gratuita, así que la mayor parte de las noticias se han convertido en una commodity, un producto básico por el que nadie pagará precios de artículo de lujo.
  • La audiencia se está desplazando al mundo digital. No es sólo que internet sea ya la primera fuente de información para muchos, especialmente los más jóvenes, es que  supera a la prensa en penetración.
  • La red permite la creación y el cierre de empresas periodísticas en una escala mucho menor. Ya no hacen falta grandes capitales para un proyecto periodístico y el proceso desde que surge la idea hasta que se pone en marcha se ha reducido considerablemente. No todas las empresas pueden hacer periodismo de masas, pero sí periodismo de nichos.
  • Las plataformas digitales extienden la vida del periodismo. Ya lo comentamos aquí, en las fases de la noticia digital. La noticia digital nunca termina de morir y tener un archivo histórico bien organizado y fácilmente navegable es un plus para cualquier medio.

La distribución ha cambiado

  • Con internet, el modelo de agregación que dio tantos beneficios durante tanto tiempo ya no funciona. Nadie lee un periódico completo, pero los periódicos venden publicidad como si todos sus compradores lo hicieran. Ahora, con cada noticia independiente de las demás, las empresas periodísticas ya no pueden hacer eso. La audiencia se atomiza  y los medios pasan de ser el agregador por excelencia a una fuente más para los agregadores propios de la red.
  • Los periodistas pueden encontrar lectores dondequiera que haya internet. Si antes los límites de difusión de un medio eran geográficos, en la práctica ahora no existen. Para las empresas periodisticas, significa que pueden expandir su mercado con costes bajos, pero también significa que la competencia es ahora global.
  • Las plataformas digitales permiten a los medios que sus lectores sean canales de publicidad y distribución. Si bien así los medios pierden el control de la distribución de la noticia, que tantos beneficios les ha dado en los ultimos 100 años,  esta difusión gratuita y viral será el modelo a seguir por quienes quieran triunfar en la red.

La audiencia ha cambiado

  • Las empresas periodísticas lo tienen más fácil para construir nuevas audiencias centradas en temas especializados. La teoría de la larga cola hace que siempre haya alguien interesado en lo que escribes y las audiencias especializadas son muy codiciadas por los anunciantes, pero dividir la audiencia en nichos puede traer nuevos problemas a los medios, que han de competir con otros agentes (blogs, agregadores) en los mismos términos.
  • Ahora, los medios pueden tener información sobre su audiencia en tiempo real. Esas mediciones de la popularidad de los artículos, vídeos o secciones permiten a las empresas periodísticas ajustar su estrategia para maximizar la audiencia y los ingresos publicitarios. Sólo hace falta un estándar común para hacer válidas las audiencias, porque en las mediciones el consenso es más importante que la exactitud.
  • Las plataformas digitales han cambiado la experiencia de usuario en formas que benefician y perjudican a la vez a los medios. Los medios pueden recopilar más datos de su audiencia que nunca, desde localización hasta número de tarjeta de crédito, pero los medios digitales aún no pueden proporcionar la experiencia inmersiva que producen los tradicionales.

La publicidad ha cambiado

  • En las plataformas digitales, a menudo es difícil asegurar que la oferta de publicidad se adecue a la demanda. No siempre se consigue aumentar el número de visitas para poder tener unas tarifas publicitarias beneficiosas o rellenar los anuncios cuando el tráfico en la página alcanza un pico. Esta incertidumbre es la que hace tender a la baja los precios de la publicidad online.
  • La publicidad es ahora digital, aunque no siempre para mejor. Las empresas periodísticas tienen la capacidad para insertar anuncios relevantes para su audiencia y conseguir mejores mediciones, pero para los usuarios, muchos anuncios digitales se han convertido en un incordio, estorbando la experiencia de usuario, con lo que el reto estará en encontrar un modelo de anuncio no intrusivo que satisfaga por igual a anunciantes y audiencias.
  • Las plataformas digitales dan otra forma a los departamentos de publicidad para atraer nuevos clientes y retener a los viejos. Los medios pueden propiciar ventas publicitarias mejores incluyendo el soporte digital en el paquete y al mismo tiempo, atraer a los clientes a nuevas plataformas, aunque esos paquetes hacen luego imposible determinar la rentabilidad de cada uno por separado.

La economía ha cambiado

  • El periodismo digital rompe con el esquema tradicional de costes fijos altos y costes variables bajos. Si antes la inversión inicial para arrancar un medio de comunicación era cuantiosa, ahora  esos costes se han minimizado o incluso eliminado totalmente.
  • Con internet, las empresas periodísticas pueden recortar el valor económico del trabajo periodístico, sobre todo si alientan a los usuarios a producir las noticias y participar en los comentarios. Para los periodistas, éste es uno de los puntos clave, en los que tendrán que demostrar que son mano de obra cualificada.
  • La mayoría de los intentos de hacer pagar a la audiencia por el contenido han sido irregulares, pobremente ejecutados y/o motivados por ideas preconcebidas antes que planteamientos económicos. El reto sigue ahí: ¿cómo convencer a los usuarios de que tienen que pagar por algo que han disfrutado gratis durante quince años?