EScomunicación

Textos y reflexiones sobre periodismo, tecnología y la relación entre ambos

Es una pena, pero…

Deja tu comentario

He instalado un plugin de wordpress para evitar que salgan enlaces desde esta web a cualquiera de los medios que han impulsado el canon AEDE recientemente aprobado en el Congreso de los Diputados. Es una pena, pero si nuestros gobernantes son irracionales no voy a arriesgarme a que me multen por un blog que no actualizo desde hace meses. Me dedicaré al otro y ojalá recapacitemos y no hagamos normas absurdas que no tienen ningún sentido. Así son las cosas y así se las hemos contado.

Publicado por

24 de julio de 2014 a las 5:47 pm

Categorias: Sin categoría

Seguir creciendo

1 comentario

Creo que es algo evidente para los lectores que, desde que empezó 2014, EScomunicación ha dejado de actualizarse con la misma regularidad que antaño. No es ningún secreto que estoy dando mayor prioridad a mi otro proyecto personal, que ha dado ya sus primeros frutos. Pensaba que podría compatibilizar ambos proyectos, pero estoy viendo que no es así. En dos meses he publicado apenas ocho posts y no creo que pueda aumentar mucho el ritmo, así que es mejor admitirlo y seguir adelante.

Por eso escribo estas líneas para dar las gracias a todos los que han visitado alguna vez EScomunicación, los que me han enlazado, y los que han compartido sus contenidos. Seguiré escribiendo aquí, aunque sea de forma totalmente aperiódica, y EScomunicación siempre tendrá un lugar especial en mi corazón. Gracias a este blog, he aprendido muchísimo más de lo que creía posible sobre el futuro de los medios de comunicación y el cambio de paradigma provocado por los avances tecnológicos. También he aprendido cosas más mundanas y prácticas, desde hacer una instalación de WordPress a usar GIMP para el tratamiento de imágenes, pasando por todos los campos: redes sociales, SEO…

He crecido gracias a EScomunicación. Ahora toca seguir creciendo.

Publicado por

6 de marzo de 2014 a las 3:03 pm

Categorias: Blog

Etiquetas: ,

La noticia ya no tiene límites

Deja tu comentario

En los cuarenta años que han transcurrido desde la foto que preside este post, han cambiado muchas cosas en los medios de comunicación. En mi opinión, una de las más importantes es la número seis del listado que ha propuesto Jordi Pérez Colomé en JotDown. Él habla de que la extensión es la justa, pero yo creo que lo que ocurre es que la noticia ya no tiene límites.

Los medios de comunicación tradicionales están limitados por sus costes en espacio y tiempo: una página de periódico tiene límites, al igual que un boletín de radio o una pieza de informativo en televisión. Esa limitación ha desaparecido por completo, en los nuevos medios de comunicación una noticia puede ser tan extensa o tan breve como sea necesario. Podemos hacer un tuit o publicar un artículo de veinte mil palabras; el coste es exactamente el mismo, y en muchos casos ese coste es cero.

Los periodistas todavía no son (somos) conscientes de esto. Todavía nos regimos por los bloques tradicionales, que han funcionado durante décadas, pero eso está cambiando. Las nuevas plataformas de publicación permiten contenidos sin limitaciones, tanto vídeo como texto y audio, y no hay ningún motivo para que no puedas hacer tu noticia tan extensa como creas conveniente. Cuando tienes espacio infinito, ponerte límites es una estupidez.

Uno de los ejemplos que más me gusta citar es precisamente JotDown. Cuando alguno de los detractores de los medios online me suelta el tópico de que los textos en internet son cortos y superficiales, le pongo el ejemplo de cualquiera de sus entrevistas. En cuanto todos comprendamos que el soporte internet no tiene ninguna de las limitaciones del resto de soportes, será cuando podamos empezar a aprovechar todo el potencial que tiene. La noticia ya no tiene límites y el periodismo tampoco.

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por

21 de febrero de 2014 a las 5:57 pm

El problema ya no es llegar al público, es conseguir que te encuentren

Deja tu comentario

Los medios de comunicación han funcionado durante cientos de años en base a un paradigma unidireccional, ejerciendo de gatekeepers entre un emisor y un receptor bien diferenciados. Hasta no hace mucho tiempo, aquello no aparecía en los medios no existía y el problema con el que se enfrentaba cualquier organización era cómo llegar al gran público. La irrupción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) ha dinamitado ese paradigma.

En la última década hemos asistido a la irrupción de distintas plataformas de publicación, que han acercado al emisor y al receptor del paradigma tradicional más que nunca. Al mismo tiempo, la popularización de los smartphones y las tabletas han hecho que el uso de internet sea cada vez más móvil y menos en el ordenador, y ha sumado a la red a un sector de la población que, si no fuese por sus dispositivos móviles, seguiría desconectado. En resumen, cada vez hay más gente conectada y cada vez es más fácil llegar a ella.

Para los medios de comunicación, esto ha supuesto perder el monopolio del público. No es necesario comprar un anuncio a toda página en el diario para llegar a un millón de personas, puedes conseguir el mismo impacto con una campaña en youtube. Para las marcas, los medios se han convertido en un canal más, y no siempre el principal. Y ocurre lo mismo con los periodistas.

Ante la crisis generalizada de los medios tradicionales, muchos periodistas se están lanzando a la aventura de construir sus propios medios de comunicación. Los avances de la tecnología han derribado las barreras económicas: un medio digital hoy en día puede funcionar por menos de un millón de euros, una cantidad muy alejada del capital que habría que desembolsar por una licencia para radio o televisión, o los costes fijos de un periódico de papel.

Y tampoco es necesario llegar a esos niveles. Un periodista puede tener su bitácora personal y funcionar como un medio de comunicación, bien afiliándose a un medio más grande o trabajando en solitario gracias a herramientas como el crowdfounding. Jordi Pérez Colomé es el ejemplo más destacado que me viene a la mente en nuestro país. No está de más recordar que publicar ya no es un trabajo, es un botón.

El problema ahora ya no es llegar al público, sino conseguir que el público te encuentre. Ante la sobreabundancia de información, hay que buscar la forma de conseguir llegar a la audiencia, y eso se consigue con periodismo contrastado y trabajado. Igual que se ha hecho toda la vida. No hay atajos fáciles para construir una audiencia y tanto para un medio como para un periodista singular, la única receta es trabajo, trabajo y más trabajo. Solo generando una huella digital profunda y basada en los elementos esenciales del periodismo, podrás conseguir que te encuentren.

Si te gustó este post, compártelo.

Cuando los periodistas deben pagar por trabajar

2 comentarios

Pagar por trabajar

Gracias a mi amigo Xabier Sanmartín, me he enterado de la astracanada que ha montado el festival Primavera Sound, que ha decidido que va a cobrar por las acreditaciones de prensa y los periodistas van a tener que pagar por trabajar.

Sí, has leído bien. Van a cobrar por las acreditaciones de prensa. Van a hacer pagar a periodistas por hacer su trabajo.

Reconozco que no soy experto en el mundillo musical. Puede que este tipo de prácticas sean habituales en los festivales de música, o que otros países hayan implantado esta práctica con éxito y quieran exportarlo a España. Por eso me fío del criterio de La Ganzúa, que de esto saben mucho más que yo, y han decidido retirar la información del Primavera Sound de su web, por razones que podéis leer en este post. Como he dicho, no soy un experto, pero sí hay una o dos cosas que sé sobre periodistas que deben pagar por trabajar.

El único caso que conozco en el que los periodistas pagan por trabajar es el de las caravanas electorales, y yo he trabajado en unas cuantas desde el año 1999. Incluso he escrito sobre ello en el blog. El dinero que se cobra, bastante más de lo que pide el Primavera Sound, tiene objetivos muy concretos: costear el transporte del periodista; asegurar que llega a tiempo a todos los actos de la campaña; proporcionar un sitio adecuado y preferente para que trabaje, e incluso facilitarle alguna información exclusiva. Los medios de comunicación pagan mucho dinero por participar en una caravana electoral, pero lo hacen porque es el modo más eficiente de asegurar que el periodista puede realizar su trabajo. Eso sí lo sé, porque yo me he encargado de ello.

En cambio, lo que hace el Primavera Sound no tiene nada que ver. La cantidad que cobran es, según dicen, para “favorecer las condiciones de trabajo y la experiencia global de los medios acreditados antes, durante y tras el evento”. ¿Qué significa eso? ¿Van a darles más facilidades, van a conceder más entrevistas con los grupos? Lo dudo mucho. Son cincuenta euros lo que cobran, no creo que con ese dineral puedan montar una sala de prensa de última generación. De verdad que no le veo sentido, y eso que llevo un buen rato dándole vueltas.

Ni tan siquiera me vale la excusa de que al poner una cuota, van a separar a los medios “serios” de los que no lo son. Yo he trabajado en acreditaciones en cientos de actos y sé cómo funciona. Si hay espacio, que entren todos los medios posibles. Si no lo hay, los medios pequeños o los “no serios” saben perfectamente que son los primeros en caerse; no vas a dejar fuera a El País para meter a un redactor de EScomunicación, es de perogrullo. Ése es el único motivo para decir que no a la acreditación de un medio, no una barrera económica. Por eso, lo que han hecho en La Ganzúa me parece perfecto, porque todo esta polémica esconde algo mucho peor.

El menosprecio a los periodistas y la profesión periodística. 

Cobras a los periodistas solo cuando consideras que no valen nada para tu evento, que te da igual un medio que otro u ocho que ochenta acreditados. Total, es solo dinero, con el precio de las entradas para el público ganas mucho más que eso. No necesitas periodistas.

Eso es un error muy grave, y me gustaría saber qué opinan los medios colaboradores del evento. ¿Ellos también tienen que pagar? Seguramente no, para eso son partners, puede que hayan pagado una cantidad superior para serlo. ¿Y por qué no se da la oportunidad a los demás? ¿Cuánto cuesta ser un partner del Primavera Sound y qué privilegios conlleva? Igual entonces algún otro medio se conformaría pagando la tarifa “normal” (y sí, esta última frase es sarcasmo). De verdad, espero que alguien del festival lea esto y se explique. Yo les daré la palabra encantado.

Además, el cobrar es un arma de doble filo. He tenido más de una y más de dos discusiones con los periodistas en la caravana electoral a cuenta del servicio que reciben a cambio de su dinero. Espero que los periodistas que vayan al festival (alguno irá a pesar de todo) no dejen pasar una. ¿Faltan enchufes para conectar los ordenadores? ¿La sala de prensa no es funcional y está mal ubicada? ¿No hay ni una mísera botella de agua para los periodistas? ¿La organización no facilita el trabajo? Entonces es cuando deben quejarse y exigir un servicio digno que les permita hacer su trabajo. Para eso han pagado.

Si te gustó este post, compártelo.

 

Publicado por

11 de febrero de 2014 a las 12:25 pm

Cuatro años de EScomunicación

2 comentarios

Voy a ser realista. En anteriores aniversarios, estaba mucho más pendiente, pero este cuarto aniversario ha pasado mucho más inadvertido para mí. Mi otro proyecto personal está ocupando cada vez más horas de mi tiempo y ya no puedo estar en EScomunicación tanto como antes. Pero eso no significa que vaya a abandonar el blog, ni mucho menos, simplemente va a tener un ritmo de publicación bastante más espaciado. En lo que va de año, apenas he publicado cuatro posts -incluyendo éste-, pero voy a intentar primar la calidad ante la cantidad, ya que no hay tiempo para todo. En cualquier caso 2014 va a ser un año de transición,  para este blog y para la profesión periodística, y tengo la firme convicción de que tanto uno como otra terminarán reforzados. Mientras tanto, cuatro años son para celebrarlos, así que aprovechad que es viernes, soplad conmigo esas cuatro velitas y ¡disfrutad del fin de semana!

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por

7 de febrero de 2014 a las 5:16 pm

Categorias: Blog

Etiquetas: ,

10 ideas sobre la salida de Pedro J. Ramírez de El Mundo.

1 comentario

  1. Para comenzar, el despido/recolocación/salida de Pedro J. Ramírez de El Mundo no me gusta nada, en absoluto. Si todavía tenía algún atisbo de esperanza en la independencia de los medios de comunicación, ha desaparecido por completo.
  2. Tenemos mucho de qué preocuparnos cuando el poder ejecutivo puede poner y quitar directores de periódicos. Cierto, no han hecho nada, es una decisión empresarial, pero cuando el río suena…
  3. Me extraña también que Pedro J. haya pasado por el aro, sin ni siquiera un amago de protesta. Su última carta dominical ha sido muy blandita, por no decir otra cosa.
  4. Habrá que ver en qué queda ahora el cambio de piel de El Mundo, un proyecto que Pedro J. pilotó personalmente desde su concepción. La transición digital sigue siendo necesaria, pero las prioridades del diario igual ya no son las mismas.
  5. Casimiro García-Abadillo tiene una papeleta muy gorda. Debe mantener la línea del diario para no perder más lectores y, al mismo tiempo, cambiarla para dejar de molestar. Y si no la cambia ¿por qué se despide a Pedro J.?
  6. Tengo serias dudas de que El Mundo pueda seguir siendo igual sin Pedro J. al mando. Son 25 años de un director con una personalidad muy fuerte, que ha transmitido al periódico. Por mucho que se hable de continuidad, El Mundo ya no será el mismo.
  7. Las pérdidas millonarias del periódico son la razón, en teoría, del despido de Pedro J. pero no sé si el cambio de director puede ayudar a que remonte el vuelo. Si fuese tan sencillo, lo harían todos los periódicos del mundo.
  8. Casimiro García-Abadillo tiene otra patata caliente. Las pérdidas del periódico obligan a que tome duras medidas para intentar paliarlas. ¿En qué se va a traducir eso? Recorte de plantilla, bajada de sueldos, aumento de precio… hay muchas posibilidades y ninguna es buena.
  9. ¿Cómo se tomarán los lectores de El Mundo la salida de Pedro J.? El Mundo ha sido siempre un reflejo de su director, quizás más que ningún otro diario. ¿Se quedarán con García-Abadillo o abandonarán el periódico? Los próximos meses serán muy interesantes para el periódico de Unidad Editorial.
  10. Y por último, ¿cuánto tiempo podrá aguantar Pedro J. en un puesto secundario y sin poder de decisión, al menos nominal? Parece que hay una clausula de no competencia que le impide lanzar un nuevo medio, pero no creo que sea un obstáculo si Pedro J. decide dar el paso. Por tanto, ¿cuánto tardaremos en tener un medio digital encabezado por el ya ex director de El Mundo?

 

Si te gustó este post, compártelo.

Publicado por

3 de febrero de 2014 a las 6:45 pm